Historia

La historia de la Finca Magdalena es un relato de la tierra y de la población que ha vivido en este lugar por miles de años. Aunque hoy nuestra finca esta ubicada a 150 metros de las montañas virgenes del Volcán Maderas, la tierra pasó por muchas manos durante nuestra historia.

Los primeros residentes de la isla, una población indígena, nos dejaron un tesoro, que son los petroglifos. Hay muchos petroglifos en toda la finca y arriba del lado del volcán. Ver la sección Turs para mas información sobre guías.

Desde 1983, esta propiedad ha pertenecido a la cooperativa, que consiste ahora en 24 familias. Trabajamos en la tierra en común y en nuestras propias áreas. Producimos café orgánico, plátanos, leche, miel, maíz, frijoles, arroz, vegetales y contribuimos a la protección del medio ambiente.

No siempre ha sido así. Como en la mayor parte de Nicaragua, esta tierra pertenecía a un dueño lejano. Un gerente vivía en el cuarto de arriba, y podía mirar a los peones desde cualquiera de las cuatro direcciones. Los peones, aunque han vivido aquí por generaciones, no tenían muchos derechos ni servicios, como escuelas y centros de salud.

La revolución en 1979 cambió muchas cosas, aquí y en el resto de Nicaragua. La cooperativa ganó la tierra y el derecho a dirigir sus asuntos con dignidad.

Aqui un articulo de nuestra historia: Con el triunfo de la Revolución Popular Sandinista (1979), la familia Baltodano dueños de la Finca Magdalena, habían adquirido una deuda de doce mil dólares en el banco nacional, objeto por el cual el gobierno les pago la deuda para que los peones tuvieran la posesión de la propiedad, viéndose los Baltodanos obligados a salir de Magdalena, se llevaron todo lo que pudieron.

La Reforma Agraria beneficio a muchos campesinos. Antes la Finca Magdalena estaba conformada por más de 1700 manzanas de tierra, pero al querer establecer un sistema de cooperativa para toda la propiedad hubo muchos de los beneficiarios que no estuvieron de acuerdo.

Esto provocó una desmembración y de las 90 personas que constituían el grupo original sólo 30 de ellos se integraron a la cooperativa Carlos Díaz Cajina la cual fue fundada en el año 1983. El resto pasaron a ser propietarios individuales o se constituyeron como cooperativas aparte, siendo estas: Bernardino Díaz Ochoa, Alfonso Valle y la 25 de Febrero.

Al tomar posesión los integrantes de la cooperativa tuvieron que trabajar muy duro para resolver el abandono del café y el deterioro en que estaban las áreas despaladas a causa de la ganadería. La reforestación y reactivación del cultivo fue prioridad aunque no se olvidó el cultivo de granos básicos.

En 1985 se notó que algunas personas comenzaron a llegar de forma frecuente a visitar la laguna del volcán Madera. Tomaban la ruta por Magdalena por ser el camino más cómodo para subir a las cumbres del volcán. Las personas que pasaban por la finca solían pedir agua o una tacita de café, por lo que a partir de esos momentos fue naciendo la idea de atención al turista. Pero fue hasta 1995, que se instalo un pequeño negocio de venta de comida y algunas cervezas, gaseosas, refrescos naturales y albergue en camas rusticas.

Uno de esos visitantes fue el Sr. David Mitchell quién al ver la belleza del lugar y la hospitalidad de la gente, pensó en que forma podrían progresar las familias dentro de la cooperativa. Una de las recomendaciones fue que el cultivo del café se realizara con todas las técnicas orgánicas para alcanzar mejor rentabilidad, aunque en el cafetal se estaban poniendo en práctica técnicas orgánicas no se contaba con una certificación ni con un mercado. El Sr. Mitchell ayudó mucho a conseguir los dos últimos puntos y ahora se han mejorado los ingresos y los visitantes que quieren ver las técnicas de cultivo han aumentado.

Desde el triunfo de la revolución hasta 1990, esta cooperativa fue administrada por el MIDINRA, años en los cuales no fue posible ver cambios positivos en los socios, ni estaba constituida como una organización cooperativa legalizada. Fue en 1991, que se legaliza la organización ante el Ministerio del Trabajo, como COOPERATIVA DE PRODUCCION AGROPECUARIA CARLOS DIAZ CAJINA, R.L. # 1. Años difíciles ya que habíamos sido administrado por otras personas y ahora estábamos solos, abandonados ya que el nuevo gobierno, estaba en contra de los intereses campesinos. Teníamos una deuda en el banco y al cambio de moneda (Córdoba oro), y que por su devaluación irresponsable, los intereses mas el mantenimiento de valor, la deuda se nos elevo en un 500%, un lote de ganado que nos había quedado se tuvo que vender para sufragar esta gran deuda y de esa manera no perdiéramos la propiedad.

Como ya teníamos experiencia en cooperativismo, nos reunimos con el objetivo buscar estrategias positivas para mantener la tierra en común, y una de las estrategia era la explotación de la tierra, con la siembra de granos básicos, así estuvimos hasta 1996, todo este tiempo lo llamamos el éxodo en el desierto y otros la noche oscura, ya que trabajamos en conjunto sin devengar ningún salario, una parte de la cosecha la utilizábamos para pagar los insumos, otra se vendía para pagar los impuestos municipales y renta, fue tan difícil que desayunábamos con un bacito de leche, producto de unas cinco vaquitas semilecheras, nuestros hijos también lucharon a la par hombro a hombro, los meses mas difíciles eran junio, julio y agosto, porque las reservas de alimentos, ya se habían agotado para ese periodo.

Gracias a la riqueza del gran lago, sobrevivimos de la pesca y algunos plantíos de bananos abandonado, que podíamos encontrar en las faldas del volcán maderas. Fue una experiencia muy triste, que cuando la recordamos nos da fuerza para continuar en esta lucha.

El ecoturismo empezó a funcionar con más auge en del año 1997, se mantuvo la estructura de la casa por considerarse de arquitectura rústica y muy atractiva para el cliente. Para darle más valor agregado se acondicionaron una serie de cuartos rústicos y corredores en donde se ubicaron hamacas para hospedar a los visitantes, también se ubicaron mesas para dar el servicio de restaurante. Las antiguas máquinas para limpiar el arroz y el café estaban muy cerca de estos acondicionamientos por lo que se tuvieron que trasladar a otro lugar de la finca para no crear disturbios a los visitantes. También se construyó un mirador, cuyos materiales fueron transportados en bestias hasta la hacienda y luego en el hombro de los cooperados hasta llevarlos al lugar previsto.

El turismo desde el 2000, ha sido nuestro rubro principal seguido con la producción de café orgánico, se ha mantenido empleo a los socios de la cooperativa y a veinte personas individuales, sesenta personas en temporada de café y otras tareas que amerita el turismo. 2003, construimos un tramo de un kilómetro de carretera a fuerza humana, para tener acceso con vehiculo y minimizar los costos de transporte, que antiguamente se transportaba a hombro humano y de mulas, teniendo resultados excelentes, por que los turista emperezaron a subir en carro y así incremento el numero de visitantes en la Finca.

También se han beneficiado económicamente las comunidades aledañas, en áreas de deporte, actividades culturales, educación, y a personas de escasos recursos, se han asignado aproximadamente treinta manzanas de tierra para las familias que no tienen donde construir sus casa, mas dos manzanas para un cementerio comunal, sin embargo no somos bien visto como organización por otras personas, (quizás porque no los hemos involucrado en las ayudas humanitarias), de 1991 a 1994 se dio uno de los edificios para que funcionara como ciclo básico, fue donde salieron lo primeros bachilleres de Balgüe. Se le da mantenimiento en 50% al sistema de agua potable de las comunidades de Madroñal, Balgüe y Santo Domingo.

Actualmente la finca tiene una propiedad de 552 manzanas de tierra, en donde 24 socios y sus familias toman las decisiones en conjunto, cada socio tiene de 8 a 9 manzanas que administran con sus familias pero todos tienen parte en la administración de las tierras en común. El 48% de éstas son bosque y el restante se dedica al cultivo de café orgánico, arroz, maíz y fríjol. Otro rubro es la producción de miel, la cual tiene un rendimiento aproximado de 2 barriles de miel anuales.

Gracias al trabajo humanitario en conjunto con la asociación de Isla Hermanas Bainbridge Ometepe (Bosia), estamos apoyando el Club Rotary organización que construye pozos de agua a las familias pobres de la Ghana, país Áfricana. En el mes de noviembre del 2004, ofrecemos el servicio de Internet satelital, con el dinero que se recauda, se aprovecha para que los estudiantes de la comunidad utilicen este servicio gratuitamente. Gracias a los avances tecnológicos y a la gran familia de amigos, nos puede visitar desde cualquier parte del mundo a través este sitio Web.

Estamos siendo apoyado con organismos como Amigos de la Tierra España, en la adquisición de fondos para ejecutarse en el área ambiental, se obtuvo fondos para la aplicación de un proyecto ambiental gracias al Fondo para Pequeños Proyecto MARENA /FPP, se han capacitado los socios de la cooperativa y estudiantes de las escuelas, Balgüe, las Cuchillas y Corozal, se ha construido un beneficio de café orgánico ecológico dirigido en la protección del medio ambiente, etc.

Existe un proyecto en Moyogalpa, Isla Ometepe, llamado Proyecto de Agricultura Sostenible, VeCo-PAS UESA, que nos esta apoyan en la asesoria en el área administrativa, Nos hemos sometido a una auditoria, para tener una radiografía de la organización y hacia donde dirigirnos en el futuro.

Vemos el futuro muy promisorio para la cooperativa Carlos Díaz Cajina. Uno de los grandes objetivos de conservar la tierra es para conservar el patrimonio de todo aquello que en conjunto nos ha costado, es tanto el deseo de perpetuar la iniciativa-cooperativa que desde ya proponen insertar en las labores a la futura generación, la cual, se hará cargo muy pronto de las logros y esfuerzos de sus pioneros padres.